Cuando el paciente está a punto de perder o ha perdido definitivamente la visión todavía tenemos recursos para mejorar su calidad de vida. La Fundación Oftalmológica Hugo D. Nano ha creado en San Miguel el Centro de Rehabilitación y Capacitación de Ciegos y Disminuidos Visuales, que tiene como objetivo ayudar a que cada persona logre el desarrollo de su potencial humano.En el área de Rehabilitación, trabajamos en Psicología, Lectura y Escritura del Sistema Braille, Orientación y Movilidad, Actividades de la Vida Diaria, Educación Física y Actividades de Integración.

En el área de Capacitación Laboral a través de  cursos de Formación Profesional, contamos con los talleres de Musicografia, Instrumentos musicales, Actividad coral, Computación, Cestería, Marroquinería, Cerámica y Cocina, logrando readaptaciones laborales y en algunos casos hasta conectar al paciente con probables fuentes de trabajo.

La denominación de nuestra institución, "Centro de Formación Laboral para personas Ciegas y Disminuidas Visuales", define con claridad su objetivo: lograr la rehabilitación integral de las personas ciegas y disminuidas visuales. A este cometido lo consigue a través de dos programas suplementarios que llevan finalidades diferentes.

La Rehabilitación Funcional, que busca la normalización de la vida cotidiana, y consigue su cometido cuando la persona con dificultades visuales se siente restituido en alguna medida a su estado anterior y/o queda recuperado intelectual, física y socialmente para ejercer su potencial humano.

El proceso de Rehabilitación Funcional de Discapacitados Visuales, busca a través de programas parciales atender dificultades psicofísicas evidentes, que aparecen como secuelas de la ceguera y que deben ser consideradas y superadas por quienes las soportan en haras de su Rehabilitación Integral.

Estos trabajos de recuperación psicofísicas constituyen las actividades especiales que hacen al que hacer de un equipo profesional interdisciplinario que busca el equilibrio emocional, la integración familiar y con la sociedad; la autonomía personal; el libre transitar; la comunicación escrita; el equilibrio estático y
dinámico en los ciegos que resulta imprescindible conseguir para poder encarar recién con ellos y con fundadas esperanzas programas de Formación Profesional.