Es posible que uno de los momentos mas difíciles y penosos que se presentan en nuestra profesión es cuando llegamos a la responsable y meditada conclusión que el enfermo que estamos examinando,  va a ser o ya es ciego a la luz de los conocimientos actuales. Ese es el momento en donde el  oftalmólogo debe saber vencer sus varios frenos interiores, y decirle la verdad, eligiendo la mejor forma para cada persona.

Unos dilatan el diagnóstico, no lo confiesan a tiempo.  Otros se lo dicen abruptamente,  como queriendo sacarse de encima cuanto antes un gran peso. Como si su misión ya hubiese terminado con el diagnóstico.

Es fundamental para que la persona con perdida severa de la visión comience una rehabilitación que el médico oftalmólogo sea claro y que le ofrezca la rehabilitación como una alternativa valida para mejorar la calidad de vida.

Con el proposito de brindarle rehabilitación a aquellos que con los medios actuales no pueden recuperar la visión trabajamos en el Centro de Rehabilitación y Capacitación Laboral de la Fundación Oftalmológica Hugo D. Nano junto a un grupo de 24 profesionales, sumando voluntades y podríamos extender estos beneficios a un mayor números de personas si de esta participara la sociedad toda. Ello nos anima a convocarlo  a usted porque necesitamos de sus ideas y experiencias, de su formación profesional, de sus relaciones  sociales  y laborales, de su contribución, en fin de todo aquello que Ud considere puede resultar valedero para nuestro cometido que será también el suyo. Por todo ello, recibirá el reconocimiento  de aquellos que no pudimos curar y que juntos podremos rehabilitar.



Dr. Hugo D. Nano
Presidente